El Entrenamiento de la Musculatura Inspiratoria y su aporte en el tratamiento de la Enfermedad Mitocondrial

Un novedoso estudio demuestra los beneficios de la incorporación del Entrenamiento de la Musculatura Inspiratoria al tratamiento de la Enfermedad Mitocondrial

     Recientemente fue publicado en la prestigiosa revista Medecine Science in Sport and Exercise un estudio desarrollado por el Instituto de Investigacion “i+12”, del Hospital 12 de Octubre de Madrid en el que se aplicó un protocolo de entrenamiento combinado consistente en entrenamiento aeróbico, entrenamiento de resistencia y entrenamiento de la musculatura inspiratoria (EMI).

    Se trata del único estudio hasta la fecha que ha evaluado el efecto de la incorporación del EMI a los clásicos protocolos de entrenamiento de fuerza y resistencia dirigidos a disminuir los efectos de la enfermedad mitocondrial.

     La enfermedad mitocondrial, es una enfermedad neuromuscular que incide en la capacidad de actividad de la persona afectando a la musculatura esquelética pero también a la musculatura respiratoria. Numerosos estudios han demostrado los beneficios del ejercicio físico en esta población, generalmente ejercitando la resistencia a través del entrenamiento aeróbico.

     El estudio al que hacemos referencia conmensuró los beneficios obtenidos por la aplicación de este entrenamiento combinado.

    Diseño del estudio

     Sobre un grupo de doce personas de edades entre 19-59 años se aplicó entrenamiento de ocho semanas de duración y tres sesiones semanales de 60-90 minutos consistente en:

    -ejercicio aeróbico:  entrenamiento “HIIT”  (interválico de alta intensidad) a bajo volumen durante 20 minutos, con 10’ de calentamiento y 5’ de descalientamiento.

    -entrenamiento de resistencia: incluyendo tres circuitos de trabajo general comprendiendo espalda, pecho, piernas, y abdominales. Ambos a razón de tres sesiones semanales

    -entrenamiento de la musculatura inspiratoria: consistente en dos sesiones diarias, seis días a la semana al 40% de PIM. El EMI fue realizado en el domicilio y ajustada la carga  de trabajo semanalmente.

     El estudio realiza mediciones a inicio del protocolo de intervención, una vez finalizado este y a las cuatro semanas de haber terminado.

    Resultados y conclusión

     El análisis de los resultados reveló que  todos los pacientes,  independientemente de la edad, mejoraron numerosos indicadores  de la actividad física e indujeron cambios más saludables en la composición corporal de las personas que se objetiva en la mejoría de la mayoría de los parámetros medidos. Estos son:

    -mejoría significativa de los indicadores de la actividad física: potencia aeróbica, fuerza muscular y potencia de la musculatura inspiratoria.

    -mejoría en la capacidad de manejo en las AVD y percepción general del estado de salud.

    -inducción de un fenotipo de composición corporal más saludable: aumento de masa muscular y disminución de masa grasa.

     Beneficios que perduran en parte a las cuatro semanas tras dejar de entrenar y que presentaron ausencia de complicaciones.

     Este es el primer estudio que usa un abordaje de entrenamiento integrativo y muestra beneficios en esencialmente todos los parámetros testados incluyendo masa muscular y riesgo de fractura ósea.

Estudio referenciado: “Health Benefits of an Innovative Exercise Program for Mitochondrial Disorders” desarrollado por Carmen Fiuza y col.